De que hablo cuando sueño

Últimamente me da mucho por leer, sobre todo en el tren, ya que soy de los que no puede dormirse como hace mucha gente, que simplemente pone el piloto automático de una estación a otra y tan ricamente. Les envido. Yo soy incapaz de hacer eso. Siempre me mantengo despierto, activo, y ahora sea mirando a las musarañas, a las morenas del tren, o cualquier otra cosa. Y esa cualquier otra cosa es la lectura. En cuestión de mes y medio de coger el tren, llevo ya devorados 9 libros. Tanto técnicos, como de lectura amena. Y leyendo, hace que mis ganas por escribir vuelvan.

Es cuestión de practicar una cosa para empezar otra relacionada, como hacerse pajas y follar. Al final, tarde o temprano todo se relaciona. Aunque sea en un final espectacular contra la contrincante que tengas de turno. Pero si, volver a escribir, y hacerlo aquí… Tantas cosas que quiero contar, y que quiero expresar, que se colapsan en el embudo que es mi mente últimamente. Siempre he sido de palabra fácil, verso claro y explicación concisa. Pues últimamente es todo lo contrario. No se si será la edad, el estar muy cansado con mi vida 1.0 o que será pero considero que no ando tan vivo, o tan rápido de mente como antaño.

Aunque pensándolo fríamente, estas carencias uno las suple tirando de edad, y experiencia. Antiguamente, la bocachancla imperaba en mi vida, y la verdad que ahora sigue imperando, pero menos. Ya cuando ves las cosas desde un punto de vista de más años, acabas dándote cuenta, que es mejor dejar que la gente hable y que te expresar en el debido instante y en el debido momento. Simplemente soltar algo pensando, y después dejarlo que lo reposen.

Al igual, mis sueños son rápidos, concisos y basados en el pasado. Siempre tienes algunas espinitas clavadas en tu mente que te hacer retroceder en tu más profundo subconsciente, hacia atrás. Pero bueno, la mente como el cuerpo funciona con entrenamiento. En mi caso, lento entrenamiento. Por ejemplo, mis músculos últimamente les da por ser rebeldes, aunque intentes decirles “Hoy es un buen día chicos, para hacer buena marca”, pero ellos, que son de aprendizaje lento pero seguro te dicen “Ni en broma, si nos fuerzas nos vamos a quejar pero bien”. Tirones, calambres y sobrecargas te esperan por pasarte de listo. Pues con tu mente, pasa lo mismo, pero lo gracioso de la mente es que tiene una parte racional, la que tu puedes controlar, y otra que te intenta joder de maneras mas inverosímiles. Y esa parte que no controlas, son tus sueños, esos que no sabes si van a ser, de lo que has trabajado ese día anterior y vas a encontrar la respuesta a tus preguntas, o de esos momentos buenos, que te hacen sentir nostalgia, y levantarte con mala leche.

Pero con entrenamiento y tesón, puede hacer que tu mente haga que esos pensamientos aleatorios sean los mínimos posibles. Eso si no los puedes quitar del medio nunca, porque al final, como con tus músculos, los calambres, sobrecargas y pinchazos siempre vuelven, para avisarte de quien realmente manda. Aún así, sin esta locura insana, la vida sería un autentico coñazo ¿No os parece?

Tags: , , ,

Los comentarios estan cerrados.